Verano

Hay una bruma extraña que enturbia la negra silueta de la torre de Sant Sebastià. Agosto se está yendo y el sol cada día se despide más temprano.

Dos pájaros esperan en el perfil de la azotea para emigrar al sur, mientras resuena en mis oídos Café Tacuba y recuerdo “que siempre he pertenecido a ti, mi soledad“.

Las gaviotas del edificio vecino contemplan, pacientes, cómo se retiran los bañistas y llegan los primeros nadadores de atardecer. Ya no salpican las risas ni los chapoteos infantiles de la mañana, sólo queda el ir y venir de los 50 metros, diez carriles, doble sentido, al aire libre o cubierta. Voleibol playa, parejas o individuales. Olas, vaivén, castillos de arena y bruma en el horizonte.
Se desdibuja el mañana cuando el verano también se desvanece.
(un texto del 29 de agosto de 2010)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s